La Voz del Lago Logan - lunes 1917 de diciembre de 1999


En lugar de llevarse al Papa, segó las vidas de gente que le sonaba parecida

La Parca está tildada

Según fuentes confiables, después del Tsunami que cobró miles de vidas hace un par de meses, la Parca estaría experimentando un comprensible agotamiento laboral que explicaría sus últimos desatinos en el oficio.

"Imagínese usté, un día le hacen fichar horas extras como para todo un año. Después de eso, ¿le dan vacaciones? No señor, que se tiene que morir fulano, que le toca a mengano, que a zutano le llegó la hora. Así no se puede laburar", comentó Abelardo Rapigna, sepulturero local.

Así es como en la semana pasada, mientras el mundo se sorprendía ante la ya testaruda manía del Papa Juan Pablo II de permanecer en él, conmocionaba la trágica muerte de Pappo, reconocido guitarrista y poeta del rock en castellano, o algo que se le parece. La magnitud de la pérdida ocultó los desgraciados decesos de veintiocho docenas de viejos pelados y 37 mascotas apodadas "Pupi", víctimas de los pequeños errores que la Parca vendría cometiendo como consecuencia del estrés.

"La Parca trabaja como un profesional. El Barba le da la foto y el nombre del tipo al que tiene que finar, y con eso agarra y va. A veces le chinga, pero si le dan más datos se marea y ahí si que la caga en serio... ¿La verdad? Bueno, creo que no le dieron el trabajo por ser el mejor... sino porque fue el único que respondió el aviso", afirmó el actor Brad Pitt, que asegura haber visto a la muerte de cerca cuando la interpretaba en la película "¿Conoces a Joe Black?".

En la interpretación de Pitt, la Parca no aparece como un personaje particularmente brillante. La mitad de la película asiste a desfiles de bandejas de caviar y otros manjares, pero prefiere pasársela masticando manteca de maní. En la edición se eliminaron varias escenas más con la dichosa mantequilla de maní, especialmente una muy romántica con la co-protagonista. Pero según Brad Pitt, su interpretación estuvo lejos de ser obra de su inventiva.

"Lo de la mantequilla de maní fue idea de la Parca", asegura el galán. "Se entusiasmó mucho cuando supo que estábamos haciendo una película en la que era protagonista. Así que se instaló en el set y se la pasó dando ideas. Fue terrible. No sólo porque las ideas eran malas y había que buscarles la vuelta para que no hundiera la película. Lo peor fue que teníamos que mantenerla entretenida todo el día. Si se aburría un tantito así, empezaba a liquidar técnicos, asistentes, cualquier cosa que tuviera cerca. Hay un par de tomas que salieron medio movidas, porque le gustaba la cara que ponía el camarógrafo cada vez que hacía que le agarre un infartito. Nadie se atrevió a decir que habían salido mal por culpa suya, a ver si se la agarraba con nosotros, así que quedaron así en la edición final..."

Dado que es poco frecuente que la Parca enmiende sus errores, el fenómeno ha generado una genuina preocupación entre los polacos. Si la Parca se confundió a Pappo con el Papa, ¿qué puede llegar a pasar cuando el Barba le pase una nota diciendo "a ver si nos entendemos: el tipo se llama Karol Wojtila"?

Nuestro medio tuvo acceso exclusivo a la foto de porquería con letra de médico que le dieron a la Parca para cumplir su tarea.

Si la miran con los ojos entornados y les resulta parecido a algún amigo, familiar o a ustedes mismos, tienen motivo de preocupación: los últimos rumores aseguran que la Parca andaría por ahí sin los anteojos para ver de cerca.